por @edavidm


Pareciera que te encuentras caminando en algún lugar de Marte y mágicamente aparecen unas misteriosas lagunas de color azul turquesa que hacen que te enamores de aquel lugar a primera vista. Pero no, no se trata de Marte, o de algún lugar en Canadá, ya que este lugar en diciembre, se pinta de un blanco brillante de la nieve que cubre aquel lugar, se trata de el Nevado de Toluca, la cuarta montaña más alta del país, ubicada a 22 km al suroeste de Toluca en el Estado de México.

El Nevado de Toluca, también es conocido por el nombre “Xinantécatl” que en Náhuatl significa “Señor Des­nudo”, este lugar forma parte del eje neovolcánico con una altura que va desde los 3,000 a 4,600 metros sobre el nivel del mar, en su punto más alto.

El nevado de Toluca posee dos lagunas: la Laguna de el Sol, y la Laguna de la Luna. La laguna de “El Sol” es la más grande con una dimensión de 400 m. Y la Laguna de la Luna también denominada “Lago de la Luna” es menor, con 200 m de largo por 75 m de ancho.

Para llegar a las lagunas, debes de caminar aproximadamente 30 minutos cuesta arriba para después bajar a ellas. Definitivamente el gran esfuerzo que se hace para llegar a las lagunas, vale muchísimo la pena, aunque este último se vuelve cansado debido a la altura y por consecuencia a la cantidad de oxígeno que llega a tus pulmones al momento de hacer la actividad física.

Te recomiendo llevar bebidas energéticas, barras o algún chocolate por si te llega a doler la cabeza debido a la presión que aquel lugar ejerce sobre tu cuerpo, pero en verdad, el gran esfuerzo de llegar a los lagos, valdrá la pena para contemplar y quedar maravillado de la grandiosidad de aquel lugar.


Otros Blogs