@edavidm


Algo que siempre me ha maravillo desde pequeño, es el ver la gran bandera mexicana ondeando en el asta del Zócalo de la Ciudad de México. Observar los colores de la bandera brillar por la luz del sol, provocan en mí una especie de trance en el cual no puedo dejar de verla. Pienso que esto es debido a las bellísimas tonalidades que la tela y el sol crean en conjunto, al mismo tiempo que el viento se une a los elementos antes mencionados para crear movimientos magníficos que hacen que te sientas orgulloso de nuestra bandera mexicana por lo bella que es.
El diseño actual de la bandera de México tiene su origen el 16 de septiembre de 1968.A mediados del siglo XIX, el primer significado popular de los colores de la bandera de México fue cambiado, en aquel entonces el color verde significaba la Independencia Español, el blanco la Fe Católica, y el rojo, la Unión Europeo-Americana; luego de que el gobierno cambiara a una estructura civil y abandonara una doctrina religiosa, popularmente y no de forma oficial, los colores de la bandera mexicana obtuvieron los siguientes significados: el verde la esperanza, el blanco la unidad y el rojo de la sangre de los héroes nacionales.
Aquel 19 de septiembre de 2017 las acciones de unidad y solidaridad que los mexicanos tuvimos momentos después de la catástrofe, me hizo darme cuenta que en realidad los mexicanos podemos con mucho y representamos más de lo que pensamos que somos.
Pensé en una fotografía que hiciese sentir orgulloso a cualquier mexicano que la viera en honor a la enorme solidaridad que ha habido por parte del pueblo ante lo ocurrido y a su vez para darle a conocer a aquellas personas que viven fuera de México de qué manera pueden ayudar a los afectados, a través de donaciones online.
Quise que una bandera mexicana, brillara con un lugar de fondo que llegamos a dar por desapercibido en nuestra ciudad. Esa fue la idea que seguí para querer plasmar en esta fotografía los sentimientos (que van desde la paz, tranquilidad y orgullo) que llego a tener cada vez que veo la bandera de mi país.
Debemos de mantener la actitud que todos tuvimos al momento de que el sismo ocurrió.
No debemos de olvidar que muchísima gente seguirá necesitando de nuestra ayuda, ya que esto no será algo que desaparezca de la noche a la mañana. En la medida de lo posible, debemos de seguir ayudando a todo aquello en lo que podamos y nunca bajar la cabeza, porque aquel 19 de septiembre de 1985 y 2017 le demostramos al mundo y a nosotros mismos que los mexicanos podemos con todo aquello que se nos cruce en nuestro camino.


Otros Blogs