por @edavidm


Es interesante conocer la historia de los lugares icónicos que nuestro país posee, ya que podemos darnos cuenta de sucesos que sus nombres pueden llegar a ocultar.Tal es el caso de la Alameda Central ubicada en el centro histórico la Ciudad de México.

Este lugar fue creado en el siglo XVI por el Virrey Luis de Velasco, quien ordenó que se creara "un paseo para darle belleza a la ciudad y que a la vez fuera lugar de recreo de sus habitantes", otorgándosele a la Alameda Central el título del primer jardín construido en México y en América.

Lo curioso de su nombre es que se le nombró Alameda, porque en el lugar se sembraron un gran número de álamos en el límite oriente de aquella ciudad virreinal, al sur del Templo de la Santa Veracruz y a su vez limitada por las actuales Avenidas Hidalgo y Juárez.

Con el paso de los meses, se percataron que el crecimiento de los álamos era muy lento, así que se decidió retirarlos y en su lugar sembrar sauces y fresnos, los cuales se desarrollarían con mayor rapidez. Sin embargo su nombre de Alameda Central ha perdurado hasta nuestros días, convirtiéndose en uno de los pulmones que la Ciudad de México posee.

Desde mi experiencia el mejor horario para visitar este lugar, es en las mañanas. Me encanta salir a pasear y tomar fotografías en la hora dorada, la cual abarca desde el amanecer hasta aproximadamente las 10:00 am, la luz que el sol ofrece en esos horarios, hace que la naturaleza (y la arquitectura también), se muestre con una belleza increíble, además en horarios tempranos no hay gente transitando en espacios que llegan a ser muy concurridos, lo cual hace que disfrutes el lugar con una tranquilidad inmensa, ya que dentro de una gran urbe como lo es la ciudad de México, puede llegar a ser difícil encontrar lugares como este, llenos de naturaleza y tranquilidad.

Redes Sociales
instagram @edavidm


Otros Blogs