Con diseño muy mexicano...


Dalleth Gordillo, soy egresada de la Universidad Autónoma de México, inicie mi trayecto emprendedor después de haber trabajado en varios lugares de distintos giros y de haber vivido en carne propia condiciones laborales duras. La cantidad de horas trabajadas en relación con el salario, la falta de reconocimiento al esfuerzo y al trabajo hicieron que me diera cuenta que tenía que buscar otras formas de hacer lo que quería hacer.

En un primer momento de mi camino como emprendedora me dedique a la joyería. Con ese proyecto duré, más o menos, un año. El trabajo era mucho más complicado en términos de ventas.
Luego de aquel año buscaba ampliar la variedad de productos que ofrecía, fue ahí que experimenté con telas que había en casa de la abuela y realice un producto que hoy conocemos como Perséfone.

Cuando nació Perséfone tenía a mi prima como socia, sin ella, el proyecto no se hubiera cristalizado porque de cierta manera nos complementábamos.

Creo que la relación con las personas con las que comparto mi proyecto es, primero que nada, una relación humana. Creo que lo más importante es el respeto: al tiempo de los demás, al trabajo, al esfuerzo, al dinero de los demás y la confianza que nace de ese
respeto.

Lo demás, sin restarle importancia, se alcanza con práctica, esfuerzo y perseverancia.

En el proceso de experimentar con telas que encontramos en casa de la abuela, llegamos a la idea
final, luego de probar con varios materiales, distintas formas, etc., es decir un proceso de ensayo y error que exige paciencia, y bueno, ese trabajo está rindiendo sus frutos.

Hoy en día trabajamos de la mano con comunidades indígenas de Chiapas. Entre ellas, familias de Zinacantán, Larráinzar, Tenejapa y Sibacá, y también con una familia Indígena de Chichicastenango Guatemala. Fui directo a las comunidades a buscar a las artesanas, me resultó difícil en un inicio ya que al ser comunidades muy desfavorecidas, ofrecen su trabajo a precios muy bajos con los que difícilmente pueden cubrir sus necesidades. Tuve que conocer el trabajo que implica el desarrollo de los telares y bordados para así, entre las dos partes, evaluar el precio contemplando costo de materiales, costo de producción, margen de reinversión y un porcentaje que les permitiera tener una vida digna. Cabe mencionar que todo esto fue sumamente complicado porque algunas de las mujeres con las que trabajamos hablan muy poco español.

El proceso para llevar a cabo mis ideas: en primer lugar todo surge de una necesidad, que es algo que solicitan frecuentemente nuestros clientes o un simple capricho mío. A partir de ese punto hago una lluvia de ideas con los conceptos que quiero. Después comienzo a experimentar con formas y texturas para aproximarme a algo más concreto. A veces de esa experimentación surge algo mejor de lo que había pensado. El siguiente paso es desarrollar una muestra para, finalmente, pulir y afinar los detalles.

Una de las mayores satisfacciones que Perséfone me ha dejado es el poder ofrecer oportunidades de trabajo con los beneficios que me hubiera gustado recibir.

Me interesa mucho que mis colaboradores se sientan a gusto y motivados pero sobre todo que se sientan identificados con la marca. Creo que esto lo hemos ido logrando a través del interés común. Es importante conocernos unos a otros en el ambiente laboral ya que aquí es donde pasamos gran parte de nuestra día.
El interesarnos y preocuparnos por nuestras aspiraciones, deseos o incluso problemas hace que todos nos sintamos en una familia y que caminamos juntos hacia el mismo objetivo. Todo esto fortalece nuestro compromiso, nuestra productividad y nos hace sentir seguros porque sabemos que estamos trabajando por un bien común.

Muchas veces pensé en renunciar sobre todo durante el primer año en el que la inversión de tiempo, esfuerzo y dinero fue mayor.
Suena bien trillado, pero la realidad es que el trabajo y la perseverancia son herramientas muy útiles a la hora de pasar obstáculos. La motivación última siempre fue la posibilidad de tener algo propio.

Mi miedo más grande es al fracaso, la mejor manera de enfrentarlo es entender que el tiempo sólo se mueve para adelante y eso sólo significa cambios constantes. Entendiendo esto no sólo innovar es importante, también lo es tener capacidad para leer hacia dónde se mueven las ideas, obviamente de la mano del trabajo.

A corto plazo me gustaría poder trabajar de manera más cercana con los artesanos. Poder colaborar en una especie de intercambio de conocimientos-técnicas de la que podamos salir beneficiados las dos partes.

A mediano plazo me encantaría expandir la variedad de textiles, tanto de forma como de región. Ahora sólo trabajo con textiles de Chiapas y algunos de Guatemala. En un futuro quiero trabajar con textiles de otras regiones. Al mismo tiempo me gustaría exportar mis productos para compartir con el mundo parte de la belleza cultural de México.

A largo plazo aspiro a que seamos una empresa consolidada, cooperar de manera más significativa con el desarrollo colectivo del país y colaborar en la preservación de nuestra identidad cultural, especialmente en el fomento al desarrollo de las comunidades indígenas.

Creo que es difícil salir de la zona de confort, de un trabajo que, aunque no te satisface del todo, te proporciona una estabilidad económica, se vuelve aún más difícil si de ti depende una familia, una renta, mensualidades, una mascota etc.
3 consejos que le puedo dar a todos aquellos que estén iniciando un proyecto:
No tengan miedo de equivocarse o fracasar porque creo que la sensación que experimentamos cuando pensamos “y si hubiera” es muy amarga.

Busca colaboradores que te complementen; personas que puedan desempeñar mejor las actividades que no se te facilitan a ti para que el proyecto pueda tener un crecimiento integral. Todos tenemos diferentes virtudes y habilidades. Trabajen mucho y no desistas, después se vuelve un poco más sencillo.

Por último a todos los emprendedores que estén iniciando un proyecto les diría que piensen en el futuro en términos de oportunidades. Las plazas en instituciones de gobierno ya no existen, los puestos de trabajo para toda la vida son cada vez menos. Perseveren en la creación de sus proyectos y entiendan que ese proyecto será mutable para poder seguir vivo. Una mutación con buenos resultados es fruto del trabajo.

Síguelos en Instagram @persefone_accesorios.


Otros Blogs